mamadaEste hombre tenía dinero, hasta tal punto que cuando estaba caliente en lugar de hacerse una paja prefería irse a una casa de putas para que alguna le hiciera una mamada, y eso sí, siempre tenía que tener su cita algo especial como por ejemplo en esta, le pidió a la mujer que se pintara los labios con un rojo muy intenso. Cosas y caprichos de adinerados… cosa fina oye.

⇓ Descargar Vídeo HD