entrada-16Provocando al sexy de papa, me encanta desnudarme delante de él en el comedor, viendo como me mira de reojo por encima del periódico. Mientras me masturbo para él, gimiendo y gozando como una perra en celo. Cuando ya no puedo mas, me coloco a horcajadas encima de él para que me preste atención. Cosa que tarda dos segundos en darme, ya que tiene tantas ganas de follarme como yo. Así que pasamos a la acción, antes de que llegue mama y nos pille follando en el sofá del comedor.