entrada-15Un polvazo con la dulce Candy, cuando Carlo se hace daño en la espalda, lo tumbo en la cama para darle un masaje para que se recupere. Acabando comiéndome su rica polla hinchada, viendo como le gusta al cerdo lo que le estoy haciendo. Disfrutando del momento, se olvida por completo de su espalda magullada y me folla como su no hubiera mañana, haciendo que me corra de placer. Cuando aparece mi chico y lo detiene todo, quedando a medias de la experiencia, con el guapo semental de su amigo.

⇓ Descargar Vídeo HD